Steel Framing: El camino hacia la construcción sostenible y responsable

Proyecto de Steelplex en Villa Allende.

Las novedades medioambientales nos obligan a pensar en métodos constructivos que emplean técnicas y materiales respetuosos con el medio ambiente.

Durante mucho tiempo, el ser humano ha hecho un uso descuidado del planeta y los recursos naturales. Algunas de las consecuencias están a simple vista y otras podemos encontrarlas en numerosos estudios científicos.

Afortunadamente, hace varios años que la mayoría de los países del mundo han entendido que preservar la Tierra es fundamental para garantizar una buena forma de vida a las generaciones futuras. En esa toma de conciencia, se estableció que las ciudades y sus edificios son uno de los principales factores de la contaminación medioambiental. De hecho, son los responsables del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por ello, es clave que nos inclinemos hacia métodos constructivos sostenibles y responsables, como el Steel Framing, que emplean técnicas y materiales respetuosos con el medio ambiente. En esencia, se trata de satisfacer las necesidades actuales de las personas sin resignar confort ni comprometer los recursos naturales.

Claves para una construcción sostenible

Construcción en armonía con el entorno natural.

Para conseguir una construcción sostenible, son varias las cuestiones a tener en cuenta. Aquí van las más relevantes.

  • Ubicación: el diseño del edificio debe estar totalmente adaptado al entorno que lo rodea y no generar ningún tipo de impacto ambiental. El objetivo es su integración, por lo que debe estudiarse la forma de construcción de la zona y su posible evolución.
  • Eficiencia: la edificación debe tener una alta efectividad energética. Para ello, el estudio de la luz natural, un diseño interior que favorezca la ventilación, un buen grado de aislamiento térmico y el uso de energías renovables son aspectos fundamentales para evitar el uso de equipos de climatización que emiten gases contaminantes al ambiente.
  • Materiales: la bioconstrucción se caracteriza por el uso de elementos de origen natural y fácilmente reciclables. En lo posible, que sean locales para evitar el traslado.
  • Reaprovechamiento: las construcciones sostenibles se caracterizan por el aprovechamiento de las aguas de lluvia en sus diferentes puntos de consumo, gracias a sistemas de filtrado y purificación.
  • Ventilación: una buena calidad del aire interior incide positivamente en la salud de las personas. Un diseño estudiado contribuye notablemente a la oxigenación y al uso de materiales que no emiten compuestos volátiles o tóxicos.

Una excelente alternativa

El Steel Framing es un sistema de construcción “en seco” sostenible, utilizado para viviendas, instituciones, locales comerciales y cualquier tipo de edificación. Está basado en un ensamblaje modular de perfiles de acero galvanizado, cuyo  resultado permite igualar e incluso optimizar las características de la tecnología tradicional.

A continuación, te contamos por qué este método constructivo es responsable con el medio ambiente.

  • Tiempos de obra: esta alternativa permite acceder a la edificación en menos tiempo que en una de ladrillos, debido a que su proceso de construcción es más rápido y limpio. Esto genera menor impacto en el entorno, reduce la utilización de recursos y disminuye los costos extras al poder prever con certeza las cantidades que se necesitará de cada elemento y al simplificar los gastos en contenedores de basura, obradores, serenos, entre otros.
  • Aislación: este sistema tiene una gran eficiencia energética, que genera un ahorro de hasta el 40% en el consumo a la hora de climatizar. La combinación de materiales en capas conforma una estructura que impide el traspaso de temperatura entre el interior y el exterior, manteniendo aclimatados los ambientes, que se disfrutan frescos en verano y cálidos en invierno. Además, los paneles preservan la acústica del hogar, reduciendo la intromisión de sonidos externos y dando lugar a la armonía.
  • Desperdicios: al tratarse de un método que se produce mayoritariamente en una planta industrial y con las medidas justas de cada material, los errores se reducen al mínimo y prácticamente no hay residuos o escombros. Esto sumado a que la mayoría de los elementos son reutilizables, por lo que pueden aprovecharse en otros proyectos cuando se desmonte la vivienda. De esta forma, se disminuye considerablemente el impacto ambiental del proceso constructivo, que es muy perjudicial en el caso de las técnicas tradicionales.
  • Durabilidad: desde los perfiles de acero galvanizado de la estructura hasta las placas y los materiales que se emplean como terminación, todos los componentes son altamente durables y se mantienen intactos por décadas.
  • Seguridad: el sistema es resistente al fuego, la corrosión y las plagas. Además, es la mejor opción para condiciones ambientales extremas. No necesita tratamiento con pesticidas, conservantes o pegamentos, todos elementos muy contaminantes.

En Steelplex trabajamos con paneles estándar y a medida, ensamblados en fábrica y con productos con tecnología de punta a nivel mundial, de alta calidad y precisión. Nuestro. 

Además, contamos con un corralón propio de materiales secos y ofrecemos la consultoría de nuestro equipo de profesionales, que tiene como foco la innovación a la hora de asesorar, hacer el cálculo estructural y la confección del proyecto.

En definitiva, una construcción sostenible se caracteriza por ser respetuosa con el medio ambiente, por aprovechar al máximo los recursos naturales y por ser lo más eficiente posible. De esa forma conseguiremos ciudades más saludables, un aumento en la calidad de vida y la protección de nuestro planeta.

Scroll al inicio