Las mejores formas de calefaccionar la casa en invierno

Los especialistas de Steelplex te cuentan cuáles son los sistemas más utilizados, algunos trucos caseros para reducir el consumo y cómo el Steel Framing puede ser un gran aliado.

Una alternativa para las viviendas que no tienen servicio de gas natural son los radiadores eléctricos.

Desde hace un tiempo a esta parte, la principal tendencia en la arquitectura y el interiorismo es el bienestar de los habitantes del hogar. Todo se piensa y se construye para garantizar la calidad de vida y el confort de las personas.

En este sentido, mantener la casa en buenas condiciones de temperatura es ideal para no interferir en la vida cotidiana y asegurar mayor comodidad. La dificultad aparece a la hora de elegir cuál es el mejor sistema para calefaccionar el hogar durante los meses de frío.

Los especialistas de Steelplex te cuentan cuáles son las alternativas más elegidas, algunos trucos caseros para reducir el consumo y cómo el Steel Framing puede ser un gran aliado.

Radiadores a gas

Los radiadores a gas natural son el sistema más elegido en la actualidad. Es una buena alternativa tanto para viviendas grandes como pequeñas. Son eficientes y su uso es menos costoso que otras tecnologías, porque ese combustible es más barato que la electricidad.

La principal ventaja es que distribuyen el calor de forma homogénea por toda la casa. Sin embargo, su instalación puede ser costosa por el valor de los equipos, la compra de una caldera y la necesidad de canaletear los muros (o el suelo) para colocar las largas extensiones de cañerías.

Hay que tener en cuenta que deben pasar una revisión periódica y que necesitan cierto mantenimiento.

Radiadores eléctricos

Una alternativa para las viviendas que no tienen servicio de gas natural son los radiadores eléctricos. Puede ser una opción más barata y eficaz para zonas en las que el clima es suave, departamentos pequeños o para segundas residencias donde no es necesario un uso tan recurrente. 

Su principal ventaja es que no se necesita una gran inversión inicial ni grandes obras para su instalación. Su mayor contra es que tiene un consumo medio/alto, dependiendo de la eficiencia del aparato.

En este grupo podemos incluir las estufas eléctricas, los paneles de mica, los caloventores y todos los sistemas similares.

Los radiadores a gas natural son el sistema más elegido en la actualidad.

Suelo radiante

Para quienes van a construir una casa desde cero, el suelo radiante es una de las mejores opciones. El funcionamiento es similar al de los radiadores de agua, con la diferencia de que va por debajo del piso. 

Además de aportar calor de forma uniforme por toda la casa, se elimina un elemento que ocupa lugar en cualquier habitación y, generalmente, condena un pedazo de pared. 

Además, este tipo de emisores térmicos puede emplear energías renovables, como la solar, la fotovoltaica o la aerotermia. También acepta casi cualquier tipo de revestimiento. Su principal desventaja reside en el costo de la instalación, aunque se amortiza en pocos años.

Hogares o estufas a leña

Los hogares o estufas a leña o pellet han ganado popularidad en los últimos años. Su principal ventaja es que usan la biomasa para generar energía, un combustible renovable que procede de residuos biológicos y orgánicos. Por tanto, son mucho más ecológicas que las alternativas que requieren combustibles fósiles.

La contra es que requieren un mantenimiento continuo para evitar que la ceniza generada obstruya los conductos. Otro problema es que la instalación no es sencilla y quizás tengas que hacer un poco de obra para colocar la salida de humo.

Otras técnicas

También existen algunas técnicas “caseras” que permiten mantener la casa cálida, reduciendo el consumo de los artefactos de calefacción y sin gastar de más.

Las mantas pueden ser grandes aliadas, porque además aportan mucha elegancia a la decoración de los ambientes. Las alfombras gruesas son imprescindibles en invierno y además son tremendamente decorativas.

Las cortinas, especialmente si son gruesas, también nos protegerán del frío si las mantenemos cerradas. Las ventanas son una clara fuente de entrada del frío, así que podés plantearte cubrir las juntas con cinta aislante o burletes. También tenés que revisar cualquier recoveco por donde pueda ingresar el viento: respiradores, grietas, puertas, etc.

El Steel Framing es un gran aliado

La combinación de los perfiles de acero galvanizado con los paneles térmicos en el Steel Framing, consolida un sistema constructivo resistente, durable y que ofrece una mayor eficiencia energética.

El Steel Framing es un sistema que ofrece una gran aislación termoacústica.

La capa que más ayuda a este objetivo es el aislante termoacústico, que se encuentra en el interior del muro y recubriendo las instalaciones. Se trata de celulosa proyectada, un material de origen vegetal y reciclado, que logra un gran rendimiento y sella todas las juntas o huecos donde se puedan generar corrientes de aire.

Al existir un menor intercambio de temperatura entre el interior y el exterior, si se combina con aberturas adecuadas, es posible mantener el hogar templado durante todo el año.

Esto se traduce en un ahorro del consumo de energía, ya que no se requieren de grandes aparatos para mantener los ambientes climatizados de forma artificial.

Scroll al inicio